25.11.07

Fiesta Brava

Nunca pense encontrar tanta magia en un espectáculo como las corridas de toros, me admito incredulo de que algo tan barbarico pudiera despertar en mi algún interes, sin embargo lo más básico, lo más instintivo en mí disfruto de cada una de las suertes ahí presentadas.

Les platicaré un poco como viví este evento remontandome varios días desde que en un cartel vi a una persona muy sonriente levantaba en el lomo de su caballo una banderilla, admito que no son mi fascinación los caballos pero desperto en mi cierto interés ver este espectaculo, y siempre es bueno estar abierto a diferentes manifestaciones de arte, y esta es una de tantas, ya que en algo tan sencillo pude encontrar tantas analogías para describirla, inmediatamente busque con quien ir, y aunque mi asesora de cabecera sobre la fiesta brava que es Jessica con quien algunas noches antes había recibido una catedra de su parte sobre esto de los toros, no podía asistir, como del cielo en ese instante un compañero del trabajo y amigo Enrique Walton me comento sobre la posibilidad de ir, inmediatamente empezamos a ver para comprar los boletos, y aquellos interesados en ir, al terminar esa tarde estaba decidido que iriamos arriba de toriles ya que el costo de los boletos no es de lo más accesible.

Toda aquella semana estuvimos buscando una bota de vino, la receta para la bota y pues por mi parte me puse a leer e investigar un poco sobre la tauromaquia, me sorprendió la cantidad de cosas que estan escritas y dichas sobre esto, el simbolismo en cada cosa, la preparación de estas personas, en fin, toda esa semana hable de mi evento del sábado y como era de esperarse hay cantidad de opiniones sobre los toros, la mayoria se reduce en "pobre torito", pero creo que si sólo se esfuerza uno en ver lo obvio todo lo que hagamos carece de sentido. Y vayamos de lo elitista a lo popular, por ejemplo el ballet, que horror que mujeres tan hermosas desfiguren sus pies levantandose de puntitas y dando saltos sin sentido a lo largo de un escenario, dando vueltas y vueltas, al compás de alguna pieza de musica clasica; o el futbol, tanta gente reunida viendo a 22 personas correr tras de una pelota del tamaño de su cabeza con el único objetivo de meter ese balón dentro de 3 palos; si se expone así pienso que no se considera la preparación de las personas que desarrollan estos espectaculos, que están ahí, y merecen ser visto simplemente por el tiempo que le han dedicado a montar un show al que decida pagarlo, y que lo disfrute en toda la magnitud que represente.

Pues con los toros lo mismo, hay que considerar llegar temprano, ya que para encontrar un lugar para estacionarse es un circo, apenas a unas cuadras de la plaza, cientos de personas con jergas rojas comienzan a decir "... el estacionamiento esta lleno, quedese aquí..." obviamente el aquí es arruinar el poco pasto que sale en los camellones y subir dos llantas a este; por mi parte recomiendo ignorarlos y seguir de frente hasta el estacionamiento oficial, donde tambien estan estos personajes de jergas rojas que ya te ofrecen un lugar en un terreno baldío; una vez estacionados es conveniente apurarse y evitar las multidudes que llegan, y lo que uno puede apreciar en ese día y en ese evento en particular es que todos los asistentes se sienten, o españoles o rancheros, por lo que no debe sorprenderles que todo mundo lleve boinas, sombreros, pañoletas, botas, puros, etc.

Me sorprendio bastante la organización, y es de esperarse porque muchos de los asistentes han ido a esto desde muy pequeños, por lo que identifican perfectamente las entradas y sus lugares. Aquí mi queja es hacia el lugar, ya que nunca considere la posibilidad de comprar esos lugares de hule-espuma que venden en la entrada, porque si llega a ser un martirio estar 3 horas sentados en unos tablones de madera con tu numero de asiento y con muy poco espacion para poner los pies.

Y de repente se abren las puertas y los 3 toreros salen caminando hacia el juez de plaza y lo sigue todo su sequito hacen algun tipo de ceremonia y vuelven a salir, la banda comienza a tocar música que inmediatamente uno lo puede relacionar con los toros y con España, y anuncian al primer toro, abren la puerta de los toriles y sale disparada una bestia de media tonelada a una velocidad impresionante, juro que uno puede sentir cada una de sus pisadas, es tan impactante ver un animal asi a media plaza, su respiración tan fuerte, lo que representa su fuerza bruta y el porte que tiene, el miedo que genera su mirada y lo imponente de la cornamenta; finalmente sale una figura casi femenina con un traje ridiculo y sin más a su favor qeu un trapo de color vibrante, inmediatamente hace pasar al animal a su costado no mas de 15 cm de su estomago pasa el cuerno del toro, y este personaje firme, sin miedo, verlo esquivar al toro con el capote es como ver bailar una mujer presumiendo sus olanes, tardaría demasiado explicando situaciones tecnicas sobre los tiempo y los tercios y esas cosas que en realidad desconozco a ciencia cierta.

Y después de todo creo que es lo menos importante, uno se pierde entre tantos gritos, entre tanta fiesta, con el sonido de la banda, el morbo de la gente esperando ver una cornada o la emoción de ver al toro ser burlado, y la muerte del toro, que experiencia más religiosa, en cuestión de segundos toda la plaza en silencio, espectante, en una estocada será decida la suerte del toro o el torero, nadie respira, nadie se mueve, solo estan esos 2; la espada al nivel del ojo del torero, analizando cualquier movimiento, el punto exacto donde darle muerte a un animal que lleva el mismo tiempo analizandolo y pensando de que lado hará un recorte para quebrar la cabeza y lastimar de muerte a aquella persona que lleva lastimandolo desde que salió, se acabaron los días de pastaje tranquilo y la vida lujos, ahí se decide, el torero insinúa el primer paso y el toro sale con toda su fuerza buscando los pies del hombre, el torero con la mano en alto, el lugar analizado se lanza y en una solo movimiento clava la espada partiendole el corazón al toro, uno puede ver la adrenalina en los ojos del torero, que en cuestión de segundos pudo ver terminada su vida.

No me queda mas que decir, quizás es un afán mío de encontrar en algo tan sangriento, algún significado.

1 comentario:

Aztekische Prinzessin dijo...

la diferencia entre las bailarinas y el futbol, es que la diversión del espectador es a costa del sufrimiento del animal... pero bueno eso cada quien, que bueno que fuiste, son experiencias.